W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Home » . »

ARTíCULOS: El perdón de los pecados

 

“Di: Oh, siervos mos que estn sumidos en
el pecado [perjudicndose a s mismos]! No desesperen de la misericordia de
Dios. Dios tiene poder para perdonar todos los pecados. l es el Perdonador, el
Misericordioso”. (Corn 39:53)

ForgivenessofSins1.jpgDios no cre a la humanidad
para ningn otro propsito que el de adorarlo a l. Sin
embargo, el ser humanos nos hace frgiles y olvidadizos; pero al mismo tiempo,
nuestra humanidad hace que nos sintamos satisfechos de nuestra propia
importancia, orgullosos y arrogantes. La arrogancia, a su vez, hace que
cometamos pecados, y nuestra falta de memoria a menudo nos hace cometer errores
que fcilmente nos llevan al comportamiento pecaminoso. Dios nos conoce bien,
l es nuestro Creador. l no nos abandon a nuestra propia naturaleza imperfecta,
l nos proporciona innumerables oportunidades para que nos volvamos hacia l en
busca de perdn. De hecho, Dios ama que sintamos remordimiento y acudamos a l
buscando Su perdn para hallar as reposo. El Profeta Muhammad (que la paz y
las bendiciones de Dios sean con l) les dijo a sus compaeros y a todos los
que lo siguen en la rectitud: “Si ustedes no cometieran pecados, Dios los
remplazara con otra gente que cometiera pecados y luego Le pidieran perdn, y
l los perdonara”[1].
Esto no es un estmulo para que pequemos, sino una demostracin de la
Misericordia de Dios.

La puerta del perdn siempre est abierta

Dios, en Su sabidura infinita, ha
facilitado la bsqueda del perdn. Si no furamos capaces de buscar y recibir
el perdn de Dios, seramos sin duda gente miserable, desesperada y nos
odiaramos a nosotros mismos. Es por esto que no hay transgresiones demasiado
grandes ni pecados demasiado pequeos que Dios no perdone. Todos los pecados
son perdonables y la puerta del perdn est abierta hasta que casi nos llegue
el Da del Juicio.

“Arrepintanse ante su Seor y somtanse a l
como musulmanes, antes de que los sorprenda el castigo, y entonces no sean
socorridos”. (Corn 39:54)

Cuando Dios ve el arrepentimiento
sincero de uno de Sus creyentes (una persona que se ha vuelto hacia l con
temor y esperanza), l no solo le perdona los pecados, sino que remplaza esos
pecados con buenas obras recompensables. As es la misericordia infinita de
Dios.

“Salvo quienes se arrepientan, crean y hagan
obras de bien. A estos Dios les perdonar sus pecados, y en su lugar les
registrar buenas obras. Dios es Absolvedor, Misericordioso”. (Corn 25:70)

Dios tambin perdona nuestros pecados a
travs de las dificultades que enfrentamos en la vida. Cuando somos golpeados
con enfermedad o sufrimos por circunstancias desfavorables, obtenemos perdn si
enfrentamos con paciencia nuestras dificultades, buscando en todo momento una
recompensa de Dios.

Pecados mayores y menores

Desobedecer a Dios siempre es un asunto
serio; sin embargo, los eruditos del Islam han dividido los pecados en dos
categoras: mayores y menores. Los pecados mayores son aquellos que implican la
maldicin de Al-lah o incurrir en Su ira, o que estn ligados a la amenaza del
castigo del infierno, lo que incluye el pecado de adorar a algo distinto de
Dios, que es el peor acto que un ser humano puede cometer. Otros pecados
mayores incluyen el homicidio, la brujera y el adulterio. Los pecados menores
son definidos como actos de Le desagradan a Dios, pero que no tienen un castigo
definido mencionado en el Corn ni en las tradiciones autnticas. Sin embargo,
ellos no deben ser tomados a la ligera, pues los pecados menores fcilmente
pueden llevar a los pecados mayores, y Dios nos advierte que tomemos en serio
los pecados menores cuando nos dice: “creyeron que lo que hacan era leve,
pero ante Dios era gravsimo” (Corn 24:15).

El Profeta Muhammad nos advirti que
“la rectitud est en el buen carcter y en la moral, y el mal es lo que campea
en tu alma y que no te gusta que la gente descubra”
[2].

Obtener el perdn de Dios es fcil

Como ya se mencion, el arrepentimiento
sincero es capaz de acabar con los pecados de una persona, por completo y para
siempre. Ello implica mostrar arrepentimiento sincero, orar pidiendo la
misericordia y el perdn de Dios, y evitar cometer de nuevo ese pecado en el
futuro. Adems, Dios tambin nos ha dado otras formas para dejar nuestro
registro limpio y comenzar de nuevo ante los ojos de Dios, igual que un recin
nacido.

Estos actos incluyen: cuando un
incrdulo abraza el Islam, y cuando un musulmn realiza un peregrinaje aceptado
(Hayy) a la Casa de Dios en La Meca, en Arabia Saudita.

“Diles a los que se niegan a creer que si
desisten [y abrazan el Islam] les ser perdonado cuanto cometieron en el pasado”.
(Corn 8:38)

El
Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Dios sean con l) dijo: “Saben que aceptar el Islam destruye todos los pecados cometidos
antes de ello?”
[3].

“Quien realice el Hayy para
complacer a Dios y no tenga relaciones sexuales con su esposa, y no haga el mal
ni cometa pecado (durante l), regresar (despus del Hayy, libre de
todo pecado) como si hubiera nacido de nuevo”[4].

En cuanto a los pecados menores, la
misericordia de Dios es tan completa que nos perdona nuestros pecados siempre
que realizamos nuestros actos obligatorios. En las tradiciones del Profeta Muhammad
encontramos muchos dichos que dan fe de este hecho.

“Quien hace correctamente la
ablucin, sus pecados saldrn de su cuerpo, incluso debajo de sus uas”[5].

“Cuando llega el momento de una
oracin prescrita, si un creyente realiza correctamente la ablucin y ofrece su
oracin con humildad y reverencia, ella ser una expiacin de sus pecados
anteriores, siempre que no haya cometido un pecado grave, y esto aplica para
todas las pocas”[6].

” si realiza la ablucin por completo
y luego va a la mezquita con la nica intencin de realizar la oracin, y nada
lo insta a ir a la mezquita excepto la oracin, entonces con cada paso que d
hacia la mezquita ser elevado un grado o uno de sus pecados le ser perdonado”[7].

“A quien ayune en el mes de Ramadn
con fe sincera (es decir, con creencia) esperando una recompensa de Dios, le
sern perdonados sus pecados anteriores”[8].

Los pecados tambin pueden ser
perdonados a travs de la realizacin de buenas obras, siempre que nos esforcemos
en realizarlas completamente por la Causa de Al-lah, no por una recompensa
mundanal. “las obras buenas borran las obras malas. Esto es una exhortacin
para quienes reflexionan” (Corn 11:114).

Dios nos ha facilitado el solicitar y
obtener Su perdn, sin embargo, este no llega automticamente: uno debe buscar
el perdn de Dios con sinceridad, sabiendo que es a travs de la misericordia
suprema de Dios que alguien entrar al Paraso. El Profeta Muhammad dijo: “Haz
buenas obras apropiada, sincera y moderadamente, y regocjate, pues a nadie (nicamente)
las buenas obras lo pondrn en el Paraso”.
Sus compaeros le preguntaron: “Ni
siquiera a ti, Mensajero de Dios?”. l contest: “No, ni siquiera a m, a
menos que Dios me conceda Su perdn y Su misericordia”
[9].


Pie de pgina:

[1] Sahih Mslim.

[2] Sahih Muslim.

[3] Sahih Muslim.

[4] Sahih Al Bujari.

[5] Sahih Muslim.

[6] Ibd.

[7] Sahih Al Bujari.

[8] Ibd.

[9] Sahih Al Bujari

 
 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment