W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Home » . »

El mal carácter de los predicadores es un obstáculo para la difusión del Islam.

 

Alabado sea Dios

En primer lugar, At-Tirmidhi (2002) registró y clasificó como
auténtico, un reporte de Abu’ ad-Darda’ según el cual el Profeta Muhámmad
(que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “No hay nada que
pese más en la balanza del creyente en el Día de la Resurrección que el buen
carácter. En verdad, Dios detesta a la persona que habla de manera
ofensiva”. Clasificado como auténtico por al-Albani en Sahih at-Tirmidhi.

At-Tíbi (que Dios tenga misericordia de él) dijo:

“La frase “…y en verdad, Dios odia a la persona grosera que
habla de manera ofensiva”, equilibra la frase “lo más pesado que se puede
poner en la balanza”, para indicar que la cosa menos pesada que se puede
colocar en la balanza es el mal carácter, y que el buen carácter es la más
querida de todas las cosas para Dios. El mal carácter es la más detestable
de las cosas, porque las conversaciones ofensivas y groseras son lo peor en
la escala de los malos modales”. Fin de cita de Mirqát al-Mafátih (8/3177).

Áhmad (6735) narró de ‘Amr ibn Shu’aib, de su padre, de su
abuelo, que oyó al Profeta (bendiciones y paz de Dios sean con Él) decir:
“¿Quieren que les cuente acerca de los más queridos para Dios, y los que
estarán sentados más cerca de mí el Día de la Resurrección?”. La gente
permaneció en silencio, y él lo repitió dos o tres veces, entonces la gente
dijo: “¡Sí, Mensajero de Dios!”. Él dijo: “Los mejores entre ustedes son los
mejores en su actitud”. Clasificado como auténtico por Al-Albani en Sahih
at-Targhíb (2650).

At-Tirmidhi registró y clasificó un reporte como bueno
(2018), de Yábir, que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de
Dios sean con él) dijo: “Entre los más queridos de ustedes para mí y
aquellos que estarán sentados más cerca de mí en el Día de la Resurrección,
estarán los de mejor carácter. Y a los que más rechazo entre ustedes y
aquellos que estarán sentados más lejos de mí en el Día de la Resurrección,
son aquellos que hablan demasiado, que hablan con soberbia, y aquellos que
son pomposos”. Clasificado como auténtico por Al-Albani en Sahih at-Tirmidhi.

Al-Bujari (6035) y Muslim (2321) narraron de ‘Abdullah ibn
‘Umar que el Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Dios sean
con él) dijo: “En verdad, el mejor de ustedes es el mejor en actitud”.

An-Nawawi (que Dios tenga misericordia de él) dijo:

“Este reporte ofrece aliento para desarrollar el buen
carácter y resalta la virtud de quien lo tiene, ya que es un rasgo de los
profetas y cercanos de Dios, exaltado sea. Al-Hasan al-Basri dijo: “La
definición del buen carácter es hacer actos de bondad, abstenerse de dañar a
los demás y mostrar un semblante alegre”. Al-Qádi ‘Iyád dijo: “Significa
relacionarse con la gente de una manera amable y alegre, ser amigable y
compasivo con ellos, ser tolerante y pasar por alto sus errores; ser
pacientes en momentos de dificultad, no ser arrogantes ni ponerse uno mismo
por encima de los demás, evitando la rudeza, la ira y la crítica
destructiva”. Fin de la cita.

En segundo lugar, el buen carácter  aumenta la fe, mientras
que un mal carácter la disminuye, pero no la invalida del todo, porque la fe
aumenta con actos de obediencia y disminuye con actos de desobediencia.

Parte de la fe es el buen carácter ; el musulmán que tiene un
mal carácter su fe está inclompleta.

Abu Dawud (4682) registró que Abu Hurairah dijo: “El
Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:
“Los mejores de los creyentes, son los que tienen mejor carácter”.
Clasificado como auténtico por al-Albaani en Auténtico Abi Dawud

Áhmad (20831) narró que Yábir Ibn Samurah dijo: “El Mensajero
de Dios (bendiciones y paz de Dios sean con él) dijo: “Las palabras y hechos
obscenos no son parte del Islam; la gente de mejor Islam es la gente que
tiene mejor carácter”. Clasificado como bueno por al-Albani en Sahih at-Targhíb
(2653).

Esto indica que el mal carácter muestra que la fe no está
completa.

Por favor consulta la respuesta a la pregunta No.
10809 para más información sobre cosas que
menoscaban la fe.

En tercer lugar, el principio básico es que las acciones
justas no son invalidadas por nada excepto atribuir compañeros a Dios,
exaltado sea. Dios, exaltado sea, dijo: (traducción del significado):

Y todo aquel que no crea en la Unidad de Dios y en todos
los demás artículos de Fe (Sus ángeles, Sus libros sagrados, Sus mensajeros,
el Día de Resurrección y el decreto divino), entonces su esfuerzo será
infructuoso, y en el Más Allá estará entre los perdedores
” (al-Má’idah,
5:5).

Una de las principales diferencias entre los musulmanes de la
Tradición y la Comunidad (ahlu sunnah) y los grupos que cayeron en
innovaciones, como los jaariyíes, mu’tázilis y otros, es que ellos creen que
la fe puede ser invalidada por el pecado.

Los musulmanes de la Tradición Profética y la Comunidad (ahlu
sunnah), por otro lado, afirmaron que los pecados mayores no invalidan las
buenas obras excepto la idolatría, aunque la fe disminuye por los pecados
así como se incrementa por actos de obediencia.

Sin embargo, en los textos se narra que hay algunos pecados
por los cuales Dios advierte que invalidarán las buenas obras, pero eso no
se aplica a todos los pecados; más bien se aplica a algunos pecados
específicos, respecto de los cuales se narró esta advertencia específica.
Debería limitarse a eso, y no se puede establecer ninguna analogía
aplicándola a otros pecados, ya que Dios, exaltado sea, dijo (traducción del
significado):

¡Oh, creyentes! No eleven sus voces por encima de la voz
del Profeta, ni hablen en voz alta mientras hablan entre sí, para que sus
obras no sean infructuosas
” (al -Huyurát 49:2).

En respuesta a la pregunta no. 81874,
explicamos que los pecados y las innovaciones invalidan la recompensa por
sus contrapartes entre las buenas obras. Por favor, consulta también la
respuesta a la pregunta no. 107241.

Cuarto, el musulmán practicante que se adhiere a las
enseñanzas del Islam no debe tener mal carácter; más bien, el mal carácter
sólo será el resultado de ir en contra de las enseñanzas del Islam y estar
en compañía de malas companías. Peor todavía es la ineptitud de tratar de
corregir las malas actitudes de los demás y no aceptar el consejo de nadie
que le llame la atención y lo corrija. Dios, glorificado y exaltado, dijo
(traducción del significado):

Y marcha adelante en el camino (que
conduce a) el perdón de tu Señor, y al Paraíso, tan amplio como lo son los
cielos y la tierra, preparado para los piadosos. Los que gastan en la Causa
de Dios (obras de caridad, etc.) tanto en la prosperidad y en la adversidad,
que reprimen la ira y perdonan a los hombres; en verdad, Dios ama a los que
hacen el bien.


Y aquellos que, cuando han cometido fornicación o se han
agraviado con el mal, recuerden a Dios y pidan perdón por sus pecados, y no
persisten en ello

(Aal ‘Imrán, 3:133-135).

Quinto, el mal carácter es muy dañino para los esfuerzos de
invitar a la gente a Allah (la da’wah), porque la gente se espantará del que
tiene mal carácter y trata mal a las personas; rechazarán su consejo y
pensarán: “¡Déjese aconsejar usted primero!”. Por el contrario, a la gente
le gustará quien tenga buen carácter  y los trate amablemente; aceptarán su
consejo y escucharán lo que dice.

Quien tenga mal carácter afectará adversamente los esfuerzos
de difusión y hará que la gente piense mal de los musulmanes y de su
religión, les hará pensar que no tratan bien a las personas, y eso los
detendrá.

El mal carácter también conducirá a malas consecuencias
cuando se trata con personas que no son musulmanas, porque el mal carácter
los alejará del Islam y de los musulmanes.

Por lo tanto, que los musulmanes teman a Dios, para que su
actitud y sus actos no sean una causa para alejar a las personas del camino
de Dios, o de que se las disuada de acercarse al Islam y a los musulmanes.

Se registró que Abu Mas’ud al-Ansari dijo: “Un hombre se
acercó al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Dios sean con
él) y le dijo: “Me mantengo alejado de la oración del alba porque Fulano de
tal la hace demasiado larga”. Nunca había visto al Profeta (que la paz y las
bendiciones de Dios sean con él) tan enojado en su sermón como lo estuvo ese
día. Dijo: “¡Oh gente! Hay entre ustedes algunos que ahuyentan a los demás
de la oración. Quien entre ustedes dirija la oración, que la haga breve,
porque entre la gente hay ancianos, débiles y aquellos con tienen
necesidades urgentes que atender”. Narrado por al-Bujari (702) y Muslim
(466).

Al-Mannáwi (que Dios tenga misericordia de él) dijo:

“El mal carácter conducirá a problemas y malas consecuencias
para el individuo y para los demás, porque lo llevará a la vergüenza en este
mundo y en el más allá, al Fuego.

Fin de cita de at-Taisír (2/121).

Sin embargo, nos gustaría señalar lo siguiente:

Muchas personas son injustas con las personas religiosas y no
las ven de manera justa; cuando ven una pequeña falla en ellos, la
consideran aborrecible y malvada. Más bien, incluso si una persona religiosa
hace algo que es permisible, o busca algún bienestar mundano permitido en el
Islam, lo atacan con saña y comienzan a chismosear sobre él.

Si comete un error o cae en algo de lo que ningún ser humano
está completamente a salvo, hacen un escándalo. ¡Algunas personas quieren
que las personas religiosas sean como los profetas mismos!

Algunos de ellos esperan que la persona religiosa cometa un
error y se equivoque para poder lanzar una andanada de críticas sobre él,
sobre la religión y las personas que adhieren a ella. Dios, exaltado sea,
ama la justicia y la rectitud, y ordena a todos que traten a los demás de
manera justa sin importar quién sea.

Dios ordena a Sus servidores que consideren a las personas y
las traten como les gustaría que los demás las consideren y las traten.

Muslim registró en su Sahih (1844) que ‘Amr ibn al-‘Aas
(que Dios esté complacido con él) dijo: “El Mensajero de Dios (que la paz y
las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “No hubo profeta antes de mí sin
que su deber fuera aconsejarle a su comunidad lo que sabía que era mejor
para ellos, y advertirles sobre lo que sabía que era peor para ellos. Dios
ha hecho que el tiempo de paz y seguridad para esta comunidad sea en su
primera era, y su última era será sufrida con pruebas y cosas que los
confundirán. La tribulación vendrá en oleadas, una tras otra. Una
tribulación vendrá y el creyente dirá: “Esto va a causar mi perdición”.
Luego, cuando termine, vendrá otra, y el creyente dirá: “Esta será la
última, no sobreviviré”. Pero quien quisiera ser liberado del Infierno y
entrar al Paraíso, que muera creyendo en Dios y el Último Día y que trate a
las demás personas como le gustaría que lo trataran”.

Y Dios sabe qué es lo mejor.

 

Related Posts

  • No Related Posts