W3vina.COM Free Wordpress Themes Joomla Templates Best Wordpress Themes Premium Wordpress Themes Top Best Wordpress Themes 2012

Home » . »

La ropa del Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)

 

Alabado sea Dios

En la Tradición Profética hay reportes que
describen diversos tipos de ropas que el Profeta Muhámmad (que la paz y las
bendiciones de Allah sean con él) solía usar. Para resumir, los reportes
dicen que él (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía usar
cualquier vestimenta que estuviera disponible y fuera de uso común entre su
gente. Él no rechazó lo que estaba disponible, no recorrió grandes
distancias para obtener lo que no estaba disponible en su zona, ni usó nada
que lo hiciera destacar de otras personas. Tampoco se limitó a llevar
solamente un tipo de vestimenta.
Más bien, utilizó
toda clase de telas excepto la seda, y toda clase de prendas de vestir que
cubrieran y fueran bellas.

El sabio Ibn
Al-Qayím (que Allah tenga misericordia de él) compiló un resumen de los
reportes que describen la ropa del Profeta Muhámmad (que la paz y las
bendiciones de Allah sean con él), que citaremos resumidamente aquí. No
agobiaremos al lector citando todos los reportes que hablan de este tema,
porque pueden ser buscados en los libros de la Tradición Profética, y uno
puede encontrarlos en las secciones sobre vestimenta y adorno.

Ibn al-Qayím (que
Allah tenga misericordia de él) dijo:

“Él tenía un turbante
(es decir, lo que se envuelve alrededor de la cabeza, tal como es hoy en día
el atuendo de personas ordinarias en algunos países, como Yemen y Sudán) que
fue llamado as-saháb (“la nube”), y que él le dio a ‘Ali. Bajo eso llevaba
una gorra (qalansuwah).

A veces llevaba la gorra
sin el turbante, y a veces el turbante sin la gorra. Cuando se ponía el
turbante, dejaba que la punta de los cabos cuelguen entre sus omóplatos, tal
como Muslim transmitió en su Sahih, de ‘Amr Ibn Hurayz, que dijo: “Vi al
Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) en el
púlpito usando un turbante negro, con sus dos cabos colgando entre sus
omóplatos”. En Muslim se narra también de Yábir Ibn ‘Abdullah que el
Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) entró
en La Meca llevando un turbante negro.
El reporte de Yábir
no menciona los cabos del turbante, lo cual señala que no siempre los dejó
colgar. Puede decirse que entró a La Meca usando uniforme de campaña y una
gorra de cota de malla en su cabeza, porque en cada situación usaba lo que
era apropiado para ese momento. 

El Profeta (que la
paz y las bendiciones de Allah sean con él) también usaba una camisa o
‘qamís’ (que es conocida hoy en día y en algunos países la llaman ‘zobes’ o
‘galabíyah’). Esta era la más querida de las ropas para él. Sus mangas
bajaban hasta las muñecas.

También usaba la
‘yubbah’, que es una sobre prenda con mangas anchas, que está abierta en el
frente y se usa sobre la camisa. Es similar a la usada hoy en día en la
Universidad de Al-Azhar. Ver: Al-Mu’yam al-Wasit (1/104).

También el
‘farruch’, que es un atuendo que se usa encima de otra ropa y con una faja
en la cintura. Ver: Al-Mu’yam al-Wasit (2/713).

La ‘farjíyah’, un
vestido suelto de mangas largas que es usado por los eruditos religiosos.
Ver: Al-Mu’yam
al-Wasit (2/679).

Cuando estaba viajando
usaba una ‘yubbah’ con las mangas ajustadas.

También usaba el ‘izaar’
o prenda inferior, y la ‘rida’’ o prenda superior. Estas son las prendas que
la gente lleva hoy en día durante la consagración ritual. Al-Wáqidi dijo:
“Su ‘rida’’ y ‘burd’ (los tipos de prendas superiores) eran de seis cúbitos
de largo y de tres cúbitos y un palmo de ancho. Su vestimenta inferior
estaba hecha de tela de Omani; era de cuatro cúbitos y un palmo de largo y
dos cúbitos y un palmo de ancho.

También usó un
traje rojo. El traje estaba compuesto de la vestimenta inferior y superior,
ambas usadas conjuntamente. Quienes pensaron que era de color rojo puro, sin
mezclar con otro color, están equivocados. Más bien el traje rojo era de dos
piezas de tela yemení tejidas con franjas rojas y negras, como todas las
telas yemeníes. Fueron conocidas por este nombre porque tenían franjas
rojas. De otra manera, el rojo puro está enfáticamente prohibido.

También usó capas
de lana (jamisahs), tanto estampadas como lisas. También usó ropas negras, y
bordados con brocado.

Los imames Áhmad y
Abu Dawud registraron reportes con cadenas de transmisión de Anas Ibn Málik,
que el gobernante de Bizancio le envió al Profeta Muhámmad (que la paz y las
bendiciones de Allah sean con él) de regalo un abrigo bordeado con seda
fina, y él se lo puso.

As-Asma’i dijo: “Es
un abrigo con mangas largas”. Al-Jattabi dijo: “Es probable que este abrigo
estuviera bordeado con brocado de seda, porque el abrigo mismo no puede
estar hecho de brocado de seda”.

Compró también un
par de pantalones (sarawil), y lo que parece ser del caso es que los compró
para usarlos. Se narró en más de un reporte que usó pantalones y que sus
compañeros también los usaban.

Usó calcetines de
cuero que cubren los tobillos (juffain) y usó unas sandalias que se llamaban
‘tasumah’.

También usó
anillos. Los reportes difieren acerca de si los usó en la mano derecha o en
la izquierda, y todos los reportes tienen cadenas de transmisión auténticas.

También usó casco,
y usó cota de malla. En el día de la batalla de Uhud usó dos prendas de cota
de malla.

En la obra Sahih
Muslim se transmitió que Asma’ Bint Abi Bakr dijo: “Esta es la sobre prenda
(yubbah) del Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean
con él)”, y sacó para mí una sobre prenda persa que tenía sus bolsillos y
mangas bordeadas con brocado de seda.
Esto estuvo en posesión
de ‘Aa’ishah hasta su muerte, y cuando ella falleció yo lo tomé. El Profeta
Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) solía usarlo, y
ahora nosotros lo lavamos para el enfermo que intenta conseguir curación de
ese modo”.

Él tenía dos prendas
verdes (burdah), que es un vestido rayado que está abierto en el frente.
Normalmente se pone en los hombros como una túnica, pero es más pequeño. La
persona se envuelve con él o le permite colgar; es similar a un manto o
envoltura. Y también tenía un manto negro, un manto rojo cubierto con
fieltro, y un manto hecho de pelo de cabra.

Sus camisas eran de
algodón, eran cortas y tenían las mangas cortas. En cuanto a esas mangas
anchas y largas como las alforjas, ni él ni ninguno de sus compañeros llevó
tales cosas en absoluto, pues llevarlas es contrario a su Tradición
Profética. Y hay dudas acerca de su permisibilidad, porque se ha dicho que
usarlas es semejante a presumir.

La prenda más querida
para él era una gran camisa rayada, que es un tipo de burdah con algo de
color rojizo.

El más querido de los
colores para él era el blanco, y dijo: “Las ropas blancas son las mejores de
sus ropas, así que vístanlas y amortajen a sus muertos en ellas”.

En la obra As-Sahih se
transmitió de ‘Aa’ishah que ella sacó un manto frisado y una vestimenta
hecha de tela pesada y dijo: “El alma del Mensajero de Dios (que la paz y
las bendiciones de Allah sean con él) fue tomada mientras las usaba”.

Con respecto al chal (tailasán),
que es un abrigo que está abierto sobre la cabeza y los hombros o sobre un
hombro solo, y que es usado hoy en día por muchos sacerdotes y rabinos
judíos (ver: Al-Mu’yam al-Wasit , 2/553), no hay reportes que sugieran que
el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) o
alguno de sus compañeros lo usaran. Más aún, se ha registrado en Sahih
Muslim un reporte de Anas Ibn Málik según el cual el Profeta Muhámmad (que
la paz y las bendiciones de Allah sean con él) mencionó el Falso Mesías y
dijo: “Surgirá acompañado por setenta mil secuaces de Asbahán, usando
chales”. Anas vio a un grupo de personas llevando chales como esos y dijo:
“Qué estrechamente se parecen ellos a los habitantes de Jaibar”. Por
consiguiente varios de los eruditos más tempranos y de los posteriores
consideraron como desaconsejable usarlos.

La mayoría de las ropas
que el Profeta Muhámmad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)
y sus compañeros usaron estaban hechas de algodón, y a veces usaron ropas de
lana o lino. El shéij Abu Ishaq al-Asbahani narró con una cadena de
transmisión auténtica de Yábir Ibn Aiyúb que él dijo: “As-Salt Ibn Rashíd
entró en lo de Muhámmad Ibn Sirín usando una ‘yubbah’ de lana, una túnica de
lana y un turbante de lana. Muhámmad se molestó con él y dijo: “Algunas
personas usan lana y dicen que ‘Isa Ibn Mariam la usó. Pero alguien de cuya
sinceridad no dudo me dijo que el Profeta Muhámmad (que la paz y las
bendiciones de Allah sean con él) usaba lino, lana y algodón, y la Tradición
Profética es más merecedora de ser seguida”.

Lo que Ibn Sirín quiso
decir con estas palabras es que algunas personas en Oriente piensan que usar
lana todo el tiempo es mejor que usar otros tejidos, entonces se aseguran de
usarla y se prohíben a sí mismos utilizar cualquier otra cosa. Similarmente,
se esfuerzan por llevar sólo un estilo de vestir, y piensan que hacer
cualquier otra cosa está mal. Pero lo que está mal es restringirse a sí
mismo a sólo una cosa, adhiriéndose a eso y creyendo que sólo eso es lo
correcto.

El punto de vista
correcto es que el mejor ejemplo es el ejemplo del Mensajero de Dios (que la
paz y las bendiciones de Allah sean con él), seguir el camino que él siguió,
lo que ordenó, incentivó e hizo todo el tiempo. Su práctica con respecto al
vestir era usar cualquier cosa que estuviera fácilmente disponible, a veces
lana, a veces algodón, a veces lino; usó una capa yemenita (burd yemenita) y
una capa verde (burd verde); usó camisas y túnicas, pantalones, calcetines
de cuero y sandalias; a veces dejó caer por detrás los cabos del turbante y
en otros momentos no lo hizo, y a veces usó parte del turbante bajo su
barbilla. Cuando compraba una prenda nueva la mencionaba por su nombre y
decía: “Oh, Dios nuestro, me diste este prenda para usar; pido Tu bondad
para esto y la bondad para lo que esto fue hecho, y busco refugio en Ti de
su mal y del mal para el que fue hecho”. Y cuando se ponía su camisa,
comenzaba por el lado derecho.

Usaba pelo negro de
cabra, como transmitió Muslim en su Sahih, de ‘Aa’ishah que dijo: “El
Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) salió
usando una ropa rayada hecha de pelo negro”. En As-Sahihain se narró de
Qatádah que le dijeron a Anas: “¿Qué atuendo era el preferido del Mensajero
de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)?”. Él dijo: Una
capa yemenita (hibárah). La mayor parte de sus ropas estaban confeccionadas
con telas yemenitas, porque Yemen estaba cerca. A veces usaban cosas que se
importaban de Siria y Egipto, como tejidos confeccionados en lino por los
coptos (egipcios).

En Sunan an-Nasá’i se
registró de ‘Aa’ishah, que ella hizo para el Profeta Muhámmad (que la paz y
las bendiciones de Allah sean con él) una capa (burdah) de lana, y él se la
puso, pero cuando sudó notó el olor de la lana y se la sacó, porque le
gustaban los buenos olores. En Sunan Abi Dawud se registró que ‘Abdullah Ibn
‘Abbás dijo: “Vi al Mensajero de Dios (que la paz y las bendiciones de Allah
sean con él) usando uno de los mejores trajes”.

En Sunan an-Nasá’i se
transmitió que Abu Rimzah dijo: “Vi al Mensajero de Dios (que la paz y las
bendiciones de Allah sean con él) pronunciando un discurso, vestido con dos
prendas verdes”. Era en realidad una prenda que tiene rayas verdes,
exactamente como el traje rojo. Quien piense que el traje rojo era de color
rojo puro también debería pensar que el vestido verde era de color verde
puro, pero nadie dice eso”. Fin de la cita de Zaad al-Ma’ád (1/135-145).

También puedes consultar
una breve discusión acerca de las normas sobre el vestir en la respuesta a
la pregunta No. 36891 de nuestro sitio web.

Quien quiera ver
imágenes de los tipos de prendas citadas anteriormente puede remitirse al
libro Al-Libás wa az-Zinah min as-Sunnah al-Mutáhharah, de Muhámmad
‘Abd al-Karim al-Qádi. Más detalles de la apariencia de estas prendar de
vestir pueden encontrarse en el libro Al-Mu’yam al-‘Arabi li Asma’ al-Malábis,
de Ráyab Ibrahím, y Al-Mu’yam al-Mufással, de Asma’ al-Malábis ‘inda al-‘Arab
(publicado originalmente en francés: Dictionnaire détaillé de noms des
vêtementz chez les Arabes), por el orientalista Reinhart Dozy, que hemos
citado por escrito y que puede dar una buena idea de las prendas de vestir.

Y Allah sabe más.

 

Related Posts

  • No Related Posts